Image Alt
  /  Home   /  Buenas Prácticas para las Videollamadas

Buenas Prácticas para las Videollamadas

Si tener reuniones productivas cara a cara a veces nos cuesta, tenerlas a distancia es todo un desafío conquistado por pocos. A quien no le pasó que se haya distraído haciendo garabatos, mirando las redes sociales o hasta haya intentado seguir trabajando en el medio de una call.

Para poder conquistar este arte de las videollamadas exitosas, es conveniente trabajar en una “netiqueta” o conjunto de pautas de comportamiento para las reuniones a distancia, con la tecnología como herramienta, y con las personas comprometidas en lograr una buena comunicación.

Es por esto que compartimos desde SysOne algunas normas que creemos importantes a la hora de comunicarnos entre nosotros y con nuestros clientes:

  • La persona que convoca a la videollamada es la responsable de que la misma salga lo mejor posible. Por esto es la encargada de chequear temas técnicos como probar la herramienta tecnológica a utilizar, enviar temario y tiempo aproximado por adelantado.
  • Tratemos de siempre estar conectados 5 minutos antes de que comience la reunión, por si surge algún tema de último momento.
  • Asegurémonos de tener buena calidad de internet.Podemos probar la velocidad abriendo una terminal e ingresando el siguiente comando: ping 8.8.8.8 Deberíamos obtener un retraso de menos de 40 ms en promedio para poder tener una buena calidad de llamada. Si hay picos de más de 100 ms, tenemos una mala conexión y probablemente la videollamada no tendrá el rendimiento esperado.En caso de que pase esto último podemos reprogramar la misma o buscar otra forma de realización.
  • Tengamos prendida la cámara. El hecho de que todos se vean las caras genera buen clima y lograremos conseguir la participación de todos.Esta combinación de tener que mirar por mucho tiempo a una cámara, sin encontrar una mirada del otro lado. Hace que se pierdan pistas del lenguaje no verbal como los gestos, revoleo de ojos o una levantada de cejas que a veces nos dan “la temperatura” de lo que realmente está pasando.
  • Para videollamadas, en la medida de lo posible siéntense de espaldas a paredes sólidas o pizarras blancas, no a paredes de vidrio, ventanas o espejos.
  • ¿Pueden las personas ver claramente las expresiones en tu rostro? Si no, reubiquemos la cámara, iluminación o nosotros mismo.

Aunque no podamos controlar la organización de las llamadas o video-reuniones de las que nos tocan participar, siempre hay algo en lo que podemos aportar o ayudar para hacerlas mejores.

Recordemos que los acuerdos entre personas son aún más importantes que las tecnologías para lograr una buena reunión. Aprovechemos este momento ya que estamos frente a nuevas oportunidades de interacción. La comunicación correcta nos acerca a mejores relaciones.